dijous, 20 de desembre de 2018

INSTANTE

UNA SIMPLE PELÍCULA
Una tarde de un día cualquiera de otoño. Enciendo la televisión, normalmente olvidada, y una escena sangrienta de vikingos que parece que de un momento a otro va a abandonar la pantalla y se va a instalar en mi salón, me hace arrepentirme al instante de haber puesto en marcha el aparato. Pero sin saber muy bien por qué me quedo enganchada en aquel mundo violento y sucio que por momentos me empieza a parecer familiar. Dentro de mi algo se mueve. Una sensación sutil me alerta de que allí hay algo para mí. Me quedo quieta. Entro en la película y entonces los olores me atrapan, soy parte del escenario, soy una de ellos y…aparece alguien que me parece conocido, familiar. Alguien que dice:
- Siempre que mi cuerpo o el tuyo vivan, seremos la misma piel. Y cuando mi cuerpo deje de existir, mi alma seguirá siendo tuya. Juro por el amor del universo que nunca me separaré de ti. ( OUTLANDER)
Estas palabras recorren en milésimas de segundo mi cuerpo y es entonces que un velo que parecía cubrir mi conciencia, cae y puedo ver y puedo reconocerte.

QUINA

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada