dissabte, 8 de juny de 2019

CORAZÓN DE INVIERNO

-Quienes son?-preguntó Joshiken.
-Los jueces.
-¿Qué juzgan?
-Cada acto de tu vida. Si eliges su juicio serás como ellos y ocuparás el lugar de la puerta sin custodia. O puedes elegir tu juicio, traspasar la puerta y seguir tu camino.
-¿De qué sirve el juicio propio si el ajeno te condena?
-Quien se da libertad a sí mismo, podrá obtener el respeto de los demás. Quien se perdona podrá reparar y ser perdonado por los demás. Quien se condena, será condenado por los demás.
-¿Y cómo es el juicio de los otros si tú no te juzgas?
-Es eterno como el hielo, nunca te absuelve, nunca te condena, siempre te enjuicia.
-¿No tiene ningún beneficio?
-Sí, la apariencia de la seguridad y el respeto de los tuyos.
...Caminó hacia la abertura que no tenía juez y la traspasó. Él sería su propio juez. Ya sabía que la seguridad y el respeto de los propios se diluye con facilidad.

Santiago Vergara

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada